Antonio

Maravilloso descubrimiento. Estuvimos dos parejas con niños de 12, 14 y 8 años el último fin de semana de septiembre y repetiremos seguro. La casa está situada en un lugar privilegiado con unas increíbles vistas del océano, un lujazo de mirador, pero es que además esta exquisitamente decorada y tiene de todo. Nos gusta el turismo rural y pocas veces nos hemos encontrado una casa tan bien dotada, cuidada y situada como esta. Los niños estuvieron encantados y los adultos también. Pudimos bajar a pasear por la playa de Espiñeirido y al día siguiente hicimos senderismo por el Monte, hasta el mirador del Tahume. Meli fue encantadora y superamable. Lo dicho repetiremos.

Antonio Rodríguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat